“La Marcha hacia la Luz” de Santideva

Después de la primera charla sobre la Via del Bodisatva y la jornada de zazen de hoy me siento con fuerzas renovadas para preparar la segunda sesión que será dentro de un par de meses. Buscando material he encontrado este texto que me conmueve cada vez que leo y como no, le tenia que buscar un hueco en la cueva.

Pertenece a “La Marcha hacia la Luz” de Santideva, un texto muy importante en la tradición Budista Mahayana dado que habla del sendero del Bodhisattva (el ser dedicado a la Iluminación para el beneficio de todos los seres).  Es un libro que merece ser leído varias veces ya que tiene muchos niveles de lectura.

“Por la virtud de los méritos que he adquirido, ¡pueda ser yo para todos los seres el que calme su dolor! Pueda ser para los enfermos el remedio, el médico, el enfermero, ¡hasta que la enfermedad desaparezca por completo! Pueda convertirme en lluvía de alimento y bebida y alivíar el suplicio del hambre y de la sed, y durante los períodos de hambruna, ¡pueda yo mismo convertirme en comida y en bebida! Pueda ser yo para los pobres un tesoro inagotable, ¡ser siempre capaz de prestarle todo tipo de servicios que deseen! ¡Todas mis encarnaciones futuras, todos mis bienes, todos mis méritos pasados, presentes y futuros los abandono con indiferencia con el fin de que todos los seres puedan alcanzar su meta! El Nirvana es el abandono total de todo y mi alma aspira al Nirvana. Puesto que debo abandonarlo todo, lo mejor es darselo a los demás. Entrego este cuerpo a la voluntad de todos los seres. Que lo golpeen sin cesar, que lo ultrajen, que lo cubran de polvo. Que hagan de mi cuerpo un juguete, un objeto de escarnio e irrisión. Que se diviertan con el. ¡Que me importa! Yo les doy mi cuerpo. Que lo obligen a hacer todo lo que les plazca. Pero que yo no le cause daño a nadie. Aunque sus corazones se encolericen y se vuelvan malvados contra mí, que incluso eso sirva para realizar los fines de todos los seres. Que aquellos que me calumnian y me hacen daño, así como todos los demás, que todos obtengan el Despertar. Pueda ser yo el protector de los abandonados, el guía de los que caminan y la balsa para aquellos que desean llegar a la otra orilla. Pueda ser yo una lampara para aquellos que necesitan una lampara, un lecho para aquellos que necesitan un lecho, un esclavo para aquellos que necesitan un esclavo. ¡Pueda ser yo la Piedra Milagrosa, la Urna de la Abundancia, la Fórmula Mágica, la Planta que cura, el Arbol de las Promesas, la Vaca de los deseos ! De la misma manera que la tierra y los demás elementos sirven ampliamente a los innnumerables seres repartidos por el espacio infinito, pueda ser yo así, útil de muchas maneras a los seres que ocupan el espacio, tanto tiempo como dure su liberación final.
Como un ciego que encuentra una perla en un montón de basura así ha surgido en mí, no sé cómo, esta Aspiración al Despertar Universal.
Esta aspiración es un elixir nacido para abolir la muerte del mundo, un tesoro inagotable para eliminar la miseria del mundo, un remedio incomparable para ayudar a los enfermos del mundo, un árbol bajo cuya sombra descansa el mundo cansado de vagar por los caminos de la vida, un puente abierto a todos para conducirles fuera de las vías dolorosas, una luna espiritual erguida para alivíar las quemaduras producidas por las pasiones, un gran sol para disipar las tinieblas de la ignorancia, una mantequilla nueva surgida de la leche del Buen Dharma.
Para la caravana humana que sigue la ruta de la vida y de la muerte, hambrienta de felicidad, ¡he aquí preparado el banquete de gozo en el que todos los que llegen podran saciarse completamente! Hoy, en presencia de todos los santos, convido al mundo al estado de Buda y, mientras tanto, a la felicidad …”

La marcha hacia la luz.

Autor:Santideva.

Editorial: MiraguanoEdiciones.

Madrid, (1993)

Moltes gràcies pel teu comentari.