Confianza básica.

El presente es un extracto del libro que estoy leyendo actualmente (los últimos tres meses). No puedo evitar compartirlo ya que pone de manifiesto una de las características que más claramente he observado estas últimas semanas en mi mismo. Resulta escandaloso el sabotaje que nos hacemos constantemente. Para mi el koan ahora es descubrir qué es eso de la confianza básica. Es algo que puedo generar desde mi voluntad? No parece… Más bien me vienen a la mente viejas palabras como “soltar”, “no aferrar”, “no juzgar”, “dejar de luchar”, “entregar las armas” o en positivo “amor”, “compasión”… podría seguir pero me queda claro, esas palabras apuntan a una experiencia que tengo que realizar.

image

 

FACETAS DE LA UNIDAD
El Eneagrama de las Ideas Santas
A.H. Almaas
Editorial Liebre de Marzo.

 

———————————————

…Con qué frecuencia se da el caso de que nos sentimos hambrientos, comemos y estamos realmente en paz, sin tener ningún tipo de conflicto con nosotros mismos a causa de ello, sin preocuparnos de si es el momento adecuado de comer, si estamos comiendo mucho o poco, si estamos comiendo sólo porque nuestro estómago está vacío y queremos algo de comer? La mente complica la experiencia pensando acerca de ello, reflexionando sobre ello, juzgándolo, diciéndonos que no debemos comer ahora o que somos malos por comer lo que nos apetece.

O estamos cansados, por ejemplo, y simplemente deseamos relajarnos y tal vez leer el diario o mirar un poco la televisión, pero ¿nos deja solos la mente? “¿Cómo puedo descansar cuando hay cosas sin hacer? ¿Qué pasa con nuestra responsabilidades? ¿Estoy o no perdiendo el tiempo? ¿Soy indulgente? Tenía que haber descansado antes; estoy cansado porque no me permito descansar.”

Si nos observamos a nosotros mismos, veremos que siempre existe un continuo comentario en el interior. Una parte de nosotros siempre está criticando lo que hacemos, sentimos y pensamos, diciéndonos que estamos equivocados por lo que sentimos y pensamos, que no lo estamos haciendo bien y que no lo haremos nunca, somos básicamente una mala persona, no debemos actuar de este modo, debemos actuar de este otro modo, etc. ¿Qué problema hay en descansar cuando estamos cansados? ¿Qué problema hay en sentarnos, leer un libro, tomarnos una taza de té o ver la televisión sin hacer nada más? ¿Podemos hacerlo?

Cuando empezamos a trabajar con nosotros mismos, la situación todavía se complica más. Estamos sentados viendo la televisión, y empezamos a pensar: “No debería estar viendo la televisión, sino que tendría que estar meditando o leyendo algún libro sagrado, en lugar de perder el tiempo mirando este estúpido programa de televisión.” Nos irritamos, criticando nuestro estado: “Debería ser más cósmico y no disfrutar de este absurdo culebrón.” Este es nuestro sufrimiento; este es nuestro dolor. No nos permitimos simplemente ser.

Incluso cuando meditamos, es raro que solamente nos sentemos y nos dejemos ir. “¿Lo estoy haciendo bien? No pasa nada. Estoy perdiendo el tiempo.” En muy pocas ocasiones simplemente nos sentamos y dejamos que suceda todo aquello que pasa. Esta es la sensación de discordancia que nace al carecer de confianza. Si la confianza básica informa nuestra experiencia, nuestra psique está relajada. Nuestra alma está en paz consigo misma y con nuestra situación, descansando en la confianza clara de que el universo provee, que tenemos y recibiremos aquello que realmente necesitamos y que las cosas serán manejables.

Si realmente poseemos dicha confianza, esta profunda relajación interna, es posible vivir nuestras vidas con amor, a partir de una valoración de la vida, con el gozo de lo que el universo nos proporciona, y con compasión y generosidad para con los demás y para con nosotros mismos. Sin ella, vivimos nuestras vidas a la defensiva, en conflicto con los demás y con nosotros mismos, lo que hace que nos volvamos egoístas. Descubrir nuestra confianza básica es volver a comunicar con nuestro estado natural del que nos hemos apartado.

Cuando estamos impregnados de forma innata de la realidad, nuestra alma o consciencia es completamente transparente a la verdad de que nosotros y el universo somos uno,  que estamos sostenidos por la realidad y de que dicha realidad es por naturaleza buena, y que lo que sucede es inevitablemente correcto puesto que surge de esta perfección inherente. Cuando lo comprendemos, se torna evidente la causa de que sea tan difícil relajarse y soltarse, y el hecho de que sea tan importante recuperar nuestra confianza básica.

——————————————————————————————-

Tenéis una edición en pdf del libro en esta dirección, para que os hagáis una idea, aunque libros como este merecen la pena tenerse en papel.

2 thoughts on “Confianza básica.

  1. Es cierto que el libro en papel, como objeto en sí mismo que no requiere ningún aparato, ni electricidad, ni ninguna otra cosa para ser leído, todavía tiene ese ascendiente. Supongo que en el futuro nos acostumbremos a prescindir de él, pero a veces ni siquiera es conveniente.

    Acabo de regalar un libro de Thich Nhat Hanh, que en realidad consiste en una colección de “aforismos”, de breves meditaciones, una por página. Voy a comprarme otro para mí, y he visto una edición electrónica más barata. Pero me he acostumbrado a leerlo en papel –a abrirlo al azar a veces, etc.–, y ya me costaría hacerlo de otra forma.

    Por lo demás, tienes razón, la confianza básica llega con la comprensión, de uno mismo y por ende de los demás. Avalokite?vara sabía algo de esto. Gran entrada, Samuel.

Moltes gràcies pel teu comentari.